AL – infertilidad, partos prematuros, embarazos ectópicos y alumbramientos.

Más que un cambio de ciclo lo que plantea el escenario político latinoamericano es el reflote del mar de leva del poder capitalista que yace en los cimientos de los estados burgueses.

Fijada esta pauta se pueden delinear las luces y sombras del escenario político latinoamericano. En ello, los acentos políticos y las perspectivas de los gobiernos y procesos progresistas latentes.

Los Gobiernos de Evo Morales en Bolivia y de Rafael Correa en Ecuador se despegan del resto de los procesos políticos de cambio en partos revolucionarios prematuros.

Evo muy claramente detiene y rompe con el modelo neoliberal, que en Bolivia fue clásico con los Chicago Boys de la mano del entonces “economic killer” enviado de los EEUU (G. Soros mediante) J. Sachs. El Gobierno de Evo desnuda el embuste del neoliberalismo como ideología y modelo socioeconómico. En ello su Gobierno es una superación positiva de la doctrina neoliberal y todo su pensamiento económico.

Con Rafael Correa ocurre algo similar. Son revoluciones políticas progresistas. Si Evo apunta más consecuentemente al camino socialista con el MAS y su composición social, no es así con Correa y su movimiento ciudadano. Pero no cabe dudas que ambos procesos son derrocados sin miramientos por el talante progresista de sus emprendimientos.

El regreso de E. Morales y R. Correa al poder -directa o indirectamente con sus movimientos políticos- podría marcar un parteaguas en la profundización de las revoluciones políticas que habían emprendido. Si con Evo la definición ha sido anticapitalista y anti imperialista, Con Correa no ha quedado claro ese marco ideológico. La Revolución Ciudadana del “correismo” encarna la superación del liberalismo económico desde la crítica a la economía política burguesa. Una vuelta al poder de ambas corrientes políticas, en Bolivia y Ecuador, probablemente no tendría alternativa otra que declarar y encaminar una revolución política de naturaleza pro socialista tal, que superase la barrera de las relaciones sociales del modo de producción capitalista.

Una paleta de países se desangra en la hemorragia interna de embarazos socio-políticos ectópicos.

Con I. Lula/D. Rousseff por el Partido de los Trajadores ha sido clara la idea de administrar desde la izquierda el modelo neoliberal. Una impotencia del poder revolucionario. Ni Lula ni Dilma se plantearon siquiera una contradicción ideológica con el capitalismo. La simbólica redistribución social del producto se produjo en contuvernio con la reproducción cuasi geométrica de la acumulación de capital de la burguesía y oligarquía apoderadas. Ahora Lula, luego de la experiencia que da al traste con los gobiernos del PT exponiendo la cruda realidad y actualidad de la lucha de clases – fe de que el capital y la burguesía propietaria no creen en lágrimas- talvez, de llegar al poder nuevamente el PT, radicalice un proceso revolucionario de corte no solo anti neoliberal sino anticapitalista.

Argentina con los Kirchner se dio a la tarea del reformismo burgués, sin siquiera hablar del capitalismo como el mal de fondo. Aún ahora con el Gobierno del peronismo dirigido por Alberto Fernández, quien derrota a la representación del neoliberalismo fondomonetarista puro y duro que ha llevado al pueblo a una crisis de subsistencia, como la que había logrado el amor carnal de los EEUU, Carlos Menem, el empeño es en lavarle algo la cara al capitalismo oligárquico reinante. Con ese rumbo político la vuelta de la derecha y la extrema derecha es cuestión de próximas elecciones.

En Chile, después de Salvador Allende, nunca ha estado planteada desde la izquierda una opción de poder revolucionaria, ni mucho menos pro socialista. Las fuerzas progresistas y de izquierda han perdido el norte y solo atinan a alimentar el modelo liberal pos pinochetista, con Michel Bachellet a la cabeza. Ahora, AD 2020, se despega un candidato comunista, Daniel Jadue, con opción de gobierno en las próximas elecciones. ¿Podrá reagrupar esas fuerzas bajo un programa de cambios de corte anticapitalista?. Eso es una incognita. La oligarquía chilena tiene un dominio total del capital tanto industrial como financiero. Allende intentó encaminar su expropiación y terminó víctima del poder reaccionario de los EEUU. Una probable opción de gobierno con un comunista al frente cambiaría el rumbo neoliberal, pero no parece ser que pueda encaminar una proyección pro socialista como la de Allende. “En Chile, corruptos pueden ser candidatos y los comunistas ¿no?, ¿no le parece extraño?” – enfatiza en entrevista el posible candidato a la Presidencia en las próximas elecciones. Y agrega: “Nosotros vamos a tratar de llevar la unidad más amplia, pero con aquellos sectores que sean claros en terminar con el neoliberalismo”. La crisis interna chilena a la que ha llevado el neoliberalismo y ha reforzado la epidemia Covid19 desnuda toda la miseria del estado burgués chileno. Es difícil saber si la mayoría de la sociedad, del pueblo madura en la idea de un cambio revolucionario.

Méjico con AMLO es una suerte de kirchnerismo con menos progresismo. El Movimiento MORENA si bien posee corrientes de ideario socialista, no es una fuerza revolucionaria integral. No pasará nada que cambie el destino de Méjico, mucho menos el poder liberal burgués y el de los EEUU. Nada que ver con el legado de la revolución mejicana.

Las oligarquías en todos esos países siguen empoderadas, dominando el capital productivo y financiero. Si ese poder no es quebrado, no habrá revoluciones prosocialistas.

Un grupo de países ahoga sus sociedades en una suerte de infertilidad política.

Colombia, Perú, Guatemala, Honduras, Salvador, Paraguay, Haití se consumen en el agua hirviente que le suministra la neocolonización made in usa. El poder más reaccionario de las oligarquías más rancias que ojos humanos hayan visto deprava los estados, las economías y las sociedades. Las explosiones sociales se sucederán, pero nada hace ver en el horizonte procesos de emancipación social, económica y política. Como señoritas dadas al placer de la prostitución política tras las bambalinas de la democracia burguesa, Uruguay y Costa Rica exponen lucecitas de colores que no alumbran a las masas explotadas. Son el ejemplo perfecto de las dictaduras blandas del capital.

Han quedado Nicaragua, Venezuela y Cuba. Son alumbramientos en proceso.

El Sandinismo con Daniel Ortega al frente es claramente anti imperialista, su revolución política va negando de facto el orden capitalista no solo neoliberal. Venezuela sin embargo está a la deriva, y lo que ahora vemos es una negación desde el poder bolivariano de la revolución pro socialista de H. Chávez. Las contradiciones internas del proceso han dejado de ser dialécticas, son incapaces de producir síntesis de cualidad superior. La idea socialista del estado comunal y la socialización de la propiedad sobre el capital se ahogan en una franca contaminación política. Retomar el Golpe de Timón y el Plan de la Patria de Ch{avez serían pasos llamados a reencaminar el proceso revolucionario en los carriles de la transformación socialista. No hay otra garantía para sacar el país de la crisis y empujarlo hacia el desarrollo sostenible bajo democracia protagónica del pueblo.

Cuba no sale del interregno gramsciano en que resbala el proceso revolucionario. Si no se relanza la revolución socialista que logre la transformación radical del “socialismo vulgar” apuntalado por el modo de producción neocapitalista instalado desde 1959, mediante la materialización dialéctica de la antinomia marxiana “Democracia o Capitalismo”, la reversión capitalista tomará cada vez más cuerpo. Vencer el desafío ante cual está la Revolución cubana significa demostrar que la alternativa socialista de desarrollo es la opción frente a la barbarie capitalista(*). De ello estará dependiendo “el cambio de época en América Latina”.

…………………….

(*) Un ensayo de mi autoría de próxima publicación aborda en profundidad el problema.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s