ÁFRICA – la brujería del colonialismo cultural arriado por el capital.

África duele tan hondo como la rabia contra el “esto es mío y sólo mío”. Entre llanto y pólvora. Mil años de soledad. Cuando los sub-humanos europeos convirtieron al negro africano en esclavo y lo re-crearon como mercancía estaba claro que el capitalismo llegaba “chorreando sangre por todos los poros”. No ha parado de empaparnos. ¿Qué ha cambiado desde la Antigüedad?, la forma, el contenido sigue siendo el mismo.

Es aún peor. El capitalismo es la máxima expresión de la explotación humana. Su penetración como un barreno en la mente la torna masa poroza. No hay peor esclavo que aquél que siéndolo se cree libre – nos dice Goethe en un verso desesperado. Hasta ahí nos ha llevado el capitalismo. Miles de millones de seres humanos trabajan como esclavos para los apoderados del capital y salen todos los días de compra alegres de su pobre felicidad consumista. Otros miles de millones apenas consumen pan y agua.

En un mundo donde la FAO demuestra que para erradicar el hambre en África es necesario sólo unos 40 millardos de dólares al año, allí mueren miles de personas de hambre y sed. Las corporaciones transancionales de esa Europa enfermiza de la mano del Imperialismo made in usa siguen sacando todas las riquezas naturales que se les antoja y secando todos los manantiales a su paso. Siguen corrompiendo. África se seca de hambre y lo hace con la ayuda de sus propios mercaderes negros. Penetración y corrupción son dos caras de una misma moneda. África sigue siendo esclava.

El subdesarrollo lo sembraron como una semilla genéticamente modificada los colonialistas para que el neocolonialismo cultural transformara el hechizo africano en superchería esclavista. La educación y la salud universales tienen que permanecer maniatadas para que el capital siga en libertad. Una renta básica incondicional haría reventar el entramado de esclavitud económica que se cierne sobre millones y millones de africanos, pero eso, para empezar, es demasiado revolucionario para los regímenes del capital. ¿Distribuir renta del capital?. Demasiada libertad para pensar quedaría fuera del dogal. África tiene que seguir siendo esclava para que el Occidente siga siendo revuelto y brutal. El capital arriado por capitalistas no ha dejado de ser pura dinamita.

Un poco de agua, otro poco de comida con otro tanto de salud y ante todo educación redentoria – bastan para empezar a ser libre pensador, es todo lo que se necesita para la emancipación. A África no se le pueden permitir Patricios Lumumbas.

(foto: es aquel niño sólo un año después – con la asistencia de Anja Ringgren Lovén)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s